5 y acción

Cinco personajes, a cual más disparatado, aparecen en 5 y acción, obra de teatro escrita y protagonizada por Javier Veiga. Sólo por volver a ver trabajar al actor, al que tenía muy perdida la pista, vale la pena esta función. Da vida a un Max, un director modesto que busca una oportunidad y la encuentra de modo más inesperado e inconfensable posible. Adolfo (Carlos Sobera), un productor influyente y director de un cana de televisión le ofrece producir su primera película si cuenta como actriz principal con Marisol (Marta Hazas), chica del tiempo de su canal y su amante. Completan el cuadro de esta comedia de enredos Antonia (Ana Rayo), ayudante de dirección de Max, perdidamente enamorada de él, y Pilar (Marta Belenguer), que es la mujer de Adolfo y le obliga a incluirla en el rodaje para vigilar su relación con Marisol, de la que sospecha mucho. 

No se caracteriza esta obra por las sutilezas y los cinco personajes son estereotipos andantes. Pero se pasa un buen rato, es una obra muy divertida. No esquiva tópico alguno. El productor que está casado con quien fue su secretaria y, a la vez, le es infiel con aspirantes a actrices jóvenes. El director joven, o ya no tanto, que se debate entre seguir fiel a sus ideas o pagar puntualmente el alquiler. La mujer que ha sido infiel y está dispuesta a denunciar a su marido y sacar todo lo posible. La joven e inocente chica que está enamorada del director y sigue ahí, siempre dispuesta, aunque él le haga desplantes continuos... Pero el resultado es entretenido. 



Hay escenas divertidas. Es una comedia alocada, con un final autoparódico, haciendo guiños al propio libreto. No hay profundidades excesivas en una función sin más pretensiones que hacer reír. Y lo consigue. Uno recuerda a Javier Veiga en comedias televisivas de principio de siglo, como la irreverente Moncloa, ¿dígame? y no en Javier ya no vive solo, como escribí erróneamente, tal y como me corrige Ana RayoHacía mucho que no le veía trabajar y mantiene esa chispa y esa agilidad de siempre. Su interpretación es lo mejor de esta obra. Marta Hazas cumple como la joven que no tiene demasiadas dotes como actriz, hasta el punto de que le cuesta pronunciar la palabra "solidaridad". Carlos Sobera también está a la altura como el ejecutivo engreído y prepotente, igual que Marta Beleguer como su esposa y Ana Rayo como la ayudante de dirección. Los cinco intérpretes, casi siempre en escena todos ellos, levantan un guión desigual, pero lleno de instantes divertidos. 

La historia, claro, se va enredando. Porque Adolfo y Marisol deben mantener en secreto su relación, aunque, en el fondo, todos la conocen. Y Max debe hacer ver que quiere a Marisol como protagonista de su primera película, a pesar de que no soporta su falta de calidad como intérprete. La escenografía, con una pantalla de fondo que sirve para presenciar partes de esa película que están rodando, o del propio rodaje, da mucho juego. Aparecen esporádicamente, protagonizando algunos de los momentos más divertidos de la obra, Enrique San Francisco, El Langui y Millán Salcedo, los tres galanes que sugiere el productor para la película, temeroso de que si eligieran a un actor joven y atractivo su amante se vaya con él. La película que se rueda en la obra, por cierto, es tan surrealista como la trama de la función: los marroquíes invaden España aprovechando el lío de la Guerra Civil y republicanos y nacionales se unen contra ellos y acaban para siempre con las dos Españas. 

5 y acción, en fin, no se disfraza de lo que no es y ofrece exactamente lo que se espera de ella: risas, instantes divertidos, algunos hilarantes. No aporta nada nuevo, ni hay giros de guión asombrosos, y los personajes son planos, estereotipos que apenas cambian según avanza la obra (sólo uno de ellos, en rigor). No es una historia deslumbrante ni brillante, pero tampoco lo pretende. Ofrece dos horas de diversión y evasión con una trama surrealista llena de enredos. 

Comentarios

Ana Rayo ha dicho que…
te has hecho un poco de lío.... Javier sí estaba en MOncloa digame? serie que compartimos, pero Javier ya no vive solo forma parte de mi currículum no del suyo... el no estuvo en Javier ya no vive solo, lo puedo asegurar porque participe en todos y cada uno de sus capítulos...
Alberto Roa ha dicho que…
Gracias, lo modifico. Un saludo.